FUNDACIÓN CDN

Desórdenes Alimenticios

Los desórdenes alimenticios o Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son enfermedades mentales muy complejas que causan un deterioro físico, emocional y psicológico, sin importar el peso del individuo. Quiénes los padecen, presentan diferentes conductas relacionadas con el comer como una manifestación clínica de un problema emocional.

 

¿Por qué se desarrollan?

  • Por la combinación de factores biológicos, genéticos, emocionales, psicológicos y sociales

  • Por sentimientos de depresión, ansiedad, soledad, baja autoestima, problemas familiares y/o personales

  • Por influencia de las presiones sociales, normas culturales y de los medios de comunicación

  • Como consecuencia de una imagen corporal distorsionada y una idea errónea de la delgadez como sinónimo de belleza y salud

Anorexia Nervosa

Alguien que está desarrollando Anorexia Nervosa usualmente se vuelve obsesivo en contar calorías, gramos de grasa y elimina toda aquella comida que considera le puede engordar. Tiene un miedo intenso a ganar peso o a estar gordo, restringe la comida y constantemente cuestiona si lo que ha comido lo engorda.

La Anorexia Nervosa (AN) tiene el mayor rango de mortalidad que cualquier otro desorden psiquiátrico. El riesgo de muerte prematura es 6 a 12 veces mayor en la mujer con AN en comparación con la población general. Además de todas las complicaciones médicas por no comer adecuadamente, la anorexia provoca aislamiento social, síntomas depresivos, intolerancia, irritabilidad e insomnio.

 

Bulimia Nervosa

Alguien que está desarrollando Bulimia Nervosa pierde el control al comer, tiene un peso normal o incluso ligeramente arriba de lo normal y la culpabilidad que tiene después de comer es tan grande que busca deshacerse de lo que ha comido a través de ayunos, dietas estrictas, vómito, abuso de laxantes, diuréticos y/o medicamentos para bajar de peso y ejercicio excesivo. Al igual que en la Anorexia, en la Bulimia Nervosa se experimentan problemas secundarios por purgarse y no comer adecuadamente, entre ellos problemas digestivos, de la piel, de los líquidos del cuerpo, el aislamiento social, síntomas depresivos,intolerancia, irritabilidad e insomnio.

 

Señales de Alerta

Algunas señales que pueden alertarnos de la presencia de algún Trastorno de la Conducta Alimentaria (anorexia, bulimia, trastorno por atracón y otros) son:

  • Pérdida/Ganancia de peso sin causa aparente

  • Pérdida de peso o falla para ganar el peso esperado de acuerdo a la edad y estatura para el niño/adolescente en crecimiento y desarrollo.

  • Fluctuaciones importantes en el peso

  • Cambios importantes en el patrón alimenticio

  • Reducción importante en la variedad y cantidad de alimentos

  • Coleccionar recetas

  • Intolerancia

  • Cocinar para los demás sin probar lo que cocina

  • Negar tener hambre

  • Comer a solas o a escondidas

  • Ejercicio excesivo

  • Evidencia de uso/abuso de laxantes, medicamentos para bajar de peso, enemas, diuréticos, psicoestimulantes, drogas, medicamentos “naturistas” para el control del apetito y bajar de peso, medicamentos de prescripción (insulina, hormona tiroidea).

  • Irritabilidad

  • Alteraciones en el estado de ánimo

  • Tendencia a aislarse

  • Evidencia de vómitos autoinducidos, abuso en el consumo de edulcorantes artificiales, agua, goma de mascar, hielo.

  • Masticar y escupir el alimento

  • Pérdida o irregularidades menstruales

  • Caries dentales frecuentes

  • Fatiga

  • Caída del cabello



  • Es muy importante considerar que NO es necesario tener todas las señales de alerta para padecer un Trastorno de la Conducta Alimentaria.

    Los individuos que continuamente practican conductas restrictivas de la alimentación, atracones o conductas purgativas, requieren una intervención inmediata. La malnutrición aguda es una emergencia médica. La malnutrición puede ocurrir en cualquier peso corporal, no solamente en bajo peso.